– Soy 1 robot

0

Bellvitge Gavá #21d #kebuenasummerfest urbano latino
Si tengo que montar el anzuelo, pues al fin y al cabo lo que peta es la economía de la atención ajena, y lo otro es la indiferencia parecida a la muerte, ahora traten de explicar por qué la mención de Julian Assange aparecía insistentemente sobre el mapa de tendencias en Barcelona, mientras que los hackers rusos están o estaban en 1 edificio de San Petersburgo y el propio cebo del cuento encerrao en la embajada de Ecuador en Londres, donde lo decisivo fue que tenían o tienen gente apostada en la puerta, y no se sabe que servicio secreto filtró la foto de la visita del que se considera cerebro gris de los independentistas catalanes. Por haber sido víctima de esos mismos manejos o parecidos, la plataforma de teleoperadores rusos no tiene nada que envidiar a las de Alierta en Telefónica y Movistar, no solo anteriores y alojadas en países a miles de kilómetros, sino mucho más efectivas en lo de tormar el pelo a estúpidos y valerse de ellos en adelante como si fueran zombies. La técnica que emplean, pues hay explicaciones más razonadas que la de la nefasta televisión pública española, y por lo que cuenta gente más autorizada que ha leído la explicación de los trabajarodos despedidos que reventaron la plataforma que probablemente sea la peor, el mejor ejemplo es el chat de la Policía Municipal del ayuntamiento de Madrid, donde incluso entre ellos dan pena jugando al poli bueno y malo, pero más todavía los aspirantes de academias y confidentes capaces no solo de caer, sino airear tan burdas trampas más viejas de la tana como merecedoras del premio Nobel de literatura. A mí también me gustaría tener la sangre fría de Ferreras, 1 tipo capaz de no teclear ni su nombre en el buscador ni cuando lo están amenazando de muerte, pero la vez que interpuso querellas y no solo anunciarlas, se descubrió en seguida que se trata de policías municipales, no se sabe si encargaos de velar por la seguridad de los ciudadanos o de mantener el negocio a base de amenazas, algo parecido a lo que debe estar pasando con los bots y los rusos, y antes los chinos y los antivirus. Antes pensaba que la gente que se dejaba embaucar por esos notas que se lo ganan poniendo la esvástica nazi en la frente de Merkel, y diciendo que esos es lo que influye sobre la gente y les sorbe el cerebro no merecía la pena, igual que sus causas servidas perdiendo el tiempo, haciendo el tonto y poniendo en peligro la organización más trabajada, pero ahora pienso que a esas fabricas de trolls, teleoperadores, infiltraos, lacayos, lameculos, lo peor que les puede pasar es que le salga bien la jugada, 1º porque acaban comiéndose entre ellos con la misma saña que los corruptos, si no son los mismos, pero además, lo que ponen en solfa es la estupidez de lo que representan o dicen representar. Es decir, hay servicios secretos buenos y malos, pero puestos en lo peor, me creería más que el fracaso del CNI español en Catalunya es más su retirada por haberse dao cuenta que así no se va a ningún lao ni consiguen nada que merezca la pena, incluso para ellos. Todavía me parece más ridícula la explicación de que los ciudadanos de los antiguos regímenes comunistas, de tanto decir nosotros se habían olvidao decir yo, el ego de los mediocres que según Oscar Wilde, jamás se recuperan de 1 éxito, pero el grito:
– La lucha está en la calle, cuando alguien intentaba hilar 1 conversación con visos de verosimilitud sobre aspectos organizativos, o presentarse como Anonymous los que cambian de contraseñas las cuentas y blog de los incautos que no dan su teléfono a cualquiera, que pese a estar más que delataos por ridículos, siempre tienen ganchos que creen que hacen bulto y los dejan mangonear, también desconozco cuál fue es servicio secreto que llenó el maletero del coche de Lilian Tintori de cajas de billetes, pero más pena dan los que gantan ingentes cantidades de dinero y esfuerzo en organizaciones tan endebles y lamentables, por muchos que sean y muy fuerte que se aplaudan proezas como tomar el pelo al prójimo.
bronca TV3

Anuncios