asesinatos por la cara

0

Dina Bousselham entra en campaña Leganés

En otra revelación de secretos de la CIA se ha sabido que en los meses previos a la entrada de Estados Unidos en la guerra de Vietnam de 1969 a 1973 Nixon, al que se atribuye cierta relación anterior y por tanto conocimiento del país de Asia que acabó precipitando su derrota ordenó liquidar selectivamente médic@s, maestr@s, científic@s, intelectuales y en general universitari@s nativ@s del país que proyectaba invadir e invadió. Con motivo del homenaje de sus colegas a la periodista rusa Anna Politkóvskaya asesinada a tiros en el ascensor de su vivienda otro escritor de éxito entre lectores de habla inglesa, aunque nativo de otro país nórdico, residente de incógnito en Barcelona, pues ni siquiera fue traducido al español resaltó la paradoja que todavía haya tiranos capaces de molestarse por las palabras que se escriben hasta el punto de ordenar 1 asesinato de esa guisa. La estrategia de los que ostentan el poder en el seno de las organizaciones que aspiran a perpetuarse es siempre la misma: tupidas corazas desplegadas en forma de escudos protectores repletos de incompetentes para que nadie ose poner en ningún apuro a los mandos aún a riesgo de hundir las propias organizaciones por colapso.

– Las tragedias purgan las de los espectadores, descubrió Aristóteles, las imágenes se han instalado en nuestras vidas, no tienen repercusiones sobre los sucesos en los que son captadas aunque pueden ser el pretexto, pero sí, y más de las que creemos y hasta de las que conocemos, sobre acontecimientos posteriores. Es la vida la que imita las imágenes, el consumismo de cosas, objetos, aparatos, marcas, experiencias, etc. ha sido consecuencia de su multiplicación a través de los medios de comunicación, pero la cosa no termina imitando las apariencias, también imitamos los comportamientos. El problema ahora es que hasta los ejemplos más deleznables tienen adeptos hasta habernos obligado a acostumbrarnos y soportar casi con desdén asesinos múltiples que no tienen nada que ver con los sofisticados relatos de 1 muerto para 1 refinado asesino armado de “razones”, dicho con todas las reservas, perfectamente intercambiables como cromos también las víctimas, pero qué cromos, qué estampas. Los asesinatos de imagen son un nuevo móvil de crimen o de acto de violencia que añadir a los conocidos. Algunos titulares de periódicos y revistas sobre sucesos de estas características:
– Maté la portada de un disco, Yoko, le decía David Chapman, el asesino de John Lennon, a su viuda a través de los que le entrevistaron en la cárcel al cumplirse otro triste aniversario de uno de los crímenes mas estúpidos del siglo XX, cometido en Nueva York, el 8 de diciembre de 1980, “por favor, entiéndeme Yoko, no estaba matando a un ser real, maté una imagen”. “Los niños no saben distinguir los muertos del telediario”, decía el titular de una revista semanal al narrar el crimen que costó la vida al niño de Liverpool James Bulger, de 2 años, a manos de otros dos niños de 10 y 11 años que le secuestraron de manos de su madre en un centro comercial, le torturaron cruelmente y le asesinaron, “de los que salen en las películas”. “Ferri”, fracasado hombre de negocios de San Francisco de 55 años que hablaba 3 idiomas y había trabajado de ingeniero, “mató a 8 personas para contar su historia en televisión”. Ferri se suicidó después del crimen múltiple, pero según una nota que encontraron en su maletín, era un acto premeditado al que pensaba sobrevivir para contar su historia en programas de debates y entrevistas de televisión. “Por el asesinato a la fama: Christian Didier”, extaxista de 49 años, escritor fracasado, llevaba buscando obsesivamente la fama desde hacía años y fue detenido en una rueda de prensa en la que narraba a los periodistas su crimen en estos términos: “Cuando le tuve delante, disparé 3 veces. No se cayó. Increíble su energía, como Rasputín delante del príncipe Yusupov. Me dijo: “Cabrón”. La última bala se la disparé en la frente o en la nuca, ya no me acuerdo. Vi cómo sangraba y se derrumbaba. Entonces me sentí aliviado”, “maté a la serpiente Bousquet”, acusado de colaboracionismo con los nazis por el envío de judíos franceses a los campos de exterminio, “para conseguir protagonizar un telediario”. “8 niños bien” violaron repetidamente a una compañera de clase (de 17 años; el suceso ocurrió en Toulouse, Francia) y lo filmaron todo para vender las fotos”. En España son tristemente recordados los asesinos del rol, imitadores fatídicos de las andanzas de Patrick Bateman, protagonista de American Psycho de Bret Easton Ellis, de los que incluso llegó a publicarse el lamentable relato en los periódicos de noticias. Estos crímenes cada vez más frecuentes se adaptan a un esquema escalofriante: una persona o grupo de personas con las facultades mentales y sociales alteradas, atenta contra la vida de otra persona reconocida públicamente o con crueldad y saña inigualables contra personas sin relevancia pública, o anónimas, fundamentalmente niños de corta edad y mujeres, buscando notoriedad pública (salir en los telediarios) con estos terribles actos. “Resulta difícil aceptar”, decía el editorial de un periódico estadounidense refiriéndose a los asesinatos de turistas extranjeros que se cometen actualmente en Florida y ampliando esta reflexión a otros de parecida índole que suceden principalmente en Los Angeles, Washington y Nueva York, “que existe una nueva cultura criminal para la que el terror y la destrucción son fines en sí mismos”. Esta incomprensión puede ampliarse al secuestro, tortura y asesinato del que fueron víctimas 3 niñas de Alcasser, Valencia, que conmocionó a la opinión pública en el invierno del 92, y otros de parecida índole que, cada vez con mayor frecuencia, salpican de sangre los telediarios y las páginas de sucesos.

Si los móviles de todo crimen o acto de violencia son difícilmente comprensibles, la crueldad y la saña con la que se manejan estos asesinos por la imagen es hoy por hoy inexplicable. Algunos escritores han rescatado del pasado olvidado la Bestia ancestral que todos, unos más que otros, llevamos dentro, una reminiscencia de nuestros primeros antepasados, los animales, pero es más lógico pensar en una enfermedad mental y social del futuro, ocasionada por las imágenes, que está dando sus primeros síntomas. Un régimen carcelario severo, con agresiones físicas y vejaciones contínuas, refuerza la actitud destructiva de los psicópatas. La multiplicación de experiencias audiovisuales (para entenderlo tratemos de pensar en un tiempo sin televisión y otros medios de comunicación de masas: así han sido todos los años anteriores a 1969, cuando un ser humano pisó por primera vez la Luna y todos los que teníamos edad fuimos testigos directos a través de la pantalla mágica que por entonces entró en todas las casas y cambió nuestras vidas) no incide de la misma manera en todas las mentes. Si Marilyn Monroe, Michael Jackson y otros muchos son modelos sociales que tienen imitadores de sus apariencias y comportamientos en todo el mundo, Jack el Destripador y Rambo también. Cuando estos últimos pierden de vista los límites que separan la realidad de la ficción, sobrevienen los desastres. Apenas un 5% de la población son psicópatas (enfermos mentales) y/o sociópatas (enfermos sociales por la pobreza, los malos tratos o cualquier otra forma de marginación) potenciales, personas para las que estos crímenes aberrantes son el único medio para protagonizar un telediario y esos diez minutos de celebridad en la televisión que, según Andy Warhol, anhelan durante toda su existencia muchas personas. El 95% restante somos víctimas potenciales. Las Laura Palmer de estas historias ya han sido enterradas y olvidadas, pero la vida continúa para sus verdugos. Los casos reales que se parecen tanto a los de las películas y los telefilms, despiertan una extraordinaria atención en la opinión pública, lo que no es para menos. Las vidas reales de los que las llevan a cabo, son objeto de un debate en el que un número preocupante de personas están dispuestas a estampar su firma en hojas en las que se pide la pena de muerte para ellos. Algunos realmente lo pagan con sus vidas en los estados en los que aún conciben esta condena radical, pero la mayoría están encarcelados cumpliendo penas por más de 10 años. Probablemente tienen en sus celdas aparatos de televisión y video, radio, libros y revistas a su gusto. Nada ha cambiado para ellos, viven en su mundo de imágenes y esporádicamente aparecen en ellas al ser recordados los terribles actos que protagonizaron negativamente. Han conseguido ser parte de la película. David Chapman, el asesino de John Lennon, había recorrido miméticamente los pasos de Holden Caulfield, el protagonista de la novela El guardián entre el centeno (1951) en las horas previas al crimen. El célebre relato de Salinger también era el libro de cabecera del adolescente que disparó contra Ronald Reagan y miembros de su escolta para impresionar a la actriz Jodie Foster, de la que estaba enamorado a distancia y a la que acosaba con su correspondencia. Nadie ha encontrado nada en los escritos de Salinger que incite a los adolescentes solitarios a ver un Wanted/Se busca bajo los retratos de personas vivas más reproducidos en los medios de comunicación de masas, como lo eran Ronald Reagan y John Lennon en el momento de los atentados de los que fueron víctimas. Sobre su imagen pública, el escritor Jerome David Salinger (Nueva York, 1919) ha mantenido una actitud hermética a lo largo de toda su vida, radicalizada a partir de 1965, cuando se negó a publicar nuevas obras de ficción en respuesta a los que quisieron promoverle como santón de la cultura hippy. Cumplió su palabra y siendo una verdadera celebridad por los cuatro relatos y el libro de cuentos que se conocen de él, con admiradores en todo el mundo, solo existe un retrato de Salinger, el que le hizo a traición su examigo Paul Adad a través de la ventanilla del coche cuando se despedían, probablemente para siempre. El gesto desencajado, aterrorizado del escritor y el puño con el que amenaza al fotógrafo, es la viva ilustración de su opinión sobre las imágenes. Las víctimas suelen ser mujeres, los verdugos siempre varones. No tiene sentido involucrar a Salinger en los actos de sus lectores de mente más calenturienta, aunque se haga buscando explicaciones racionales a actos tan incomprensibles. Los asesinatos para salir en los telediarios parecen ser el vértice sangriento de unos comportamientos humanos que están siendo modificados total o parcialmente por las imágenes, también en las actitudes amorosas, en los intercambios comerciales y en el trabajo. La confusión entre la realidad y la ficción, tema de El Quijote y de buena parte de la creación literaria universal, se ha magnificado con la invención de las técnicas para captar imágenes y de los medios de comunicación para difundirlas masivamente en todos los rincones del planeta. Las explicaciones, las respuestas, el traducir a términos racionales el misterio de las imágenes para saber cómo están influyendo en nuestras vidas es una tarea pendiente. Es posible que tengan un lenguaje propio aún sin desentrañar y que están pasando cosas que no entendemos porque aún no conocemos ese idioma. Una curación mediante imágenes de probables tendencias psicopatológicas la experimentó el fotógrafo Joel Peter Witkin. Nació en Nueva York, en 1939, junto con un hermano gemelo, pintor, de parecidos gustos a los suyos, y una hermana que no les sobrevivió al triple parto. Sus padres, un judío ruso y una católica italiana, se divorciaron rápidamente por desavenencias religiosas. A los 6 años fue testigo de un accidente de tráfico en el que la cabeza de una niña de 9 años, seccionada del cuerpo en la colisión, llegó rodando hasta sus pies. A los diecisiete tuvo su primera experiencia sexual con un hermafrodita. Poco después, en el servicio militar, le asignaron la tarea de fotografiar los cadáveres de sus compañeros muertos por accidente o suicidio. Se alistó voluntario para cumplir la misma tarea en la guerra de Vietnam. A su regreso estudió arte en Nueva York y sublimó sus terribles experiencias vitales creando impactantes imágenes de cadáveres diseccionados y seres deformes, también humanos, que levantaron olas de admiración cuando se expusieron en los museos norteamericanos y europeos en la segunda mitad de los ochenta. La obra reciente de Witkin es mas artística, mas intelectual, mas complicada, pero los monstruos que fotografió (en una entrevista dijo que él no buscaba a estas personas, que eran ellos los que conociendo su trabajo, le buscaban a él para que los fotografiara) en su primera época y la manera en que lo hizo, destrozó con creces los límites de la violencia en imágenes conocidos hasta entonces. Pero había sinceridad: la obra de Witkin era consecuencia de sus vivencias. Los imitadores que surgieron a la sombra de su fama, buscaban el éxito fácil con el recurso al tremendismo (durante unos años daba pánico hojear las revistas especializadas en fotografía) y hundieron esta tendencia que, de alguna manera, demostraba que una persona podía sublimar terribles experiencias vitales creando imágenes artísticas y alcanzando notoriedad pública con ellas sin causar daño. En La naranja mecánica, la novela de Anthony Burguess y la película de Stanley Kubrick, ambas de importancia pareja (es un caso raro en el que los críticos no saben si dar más valor al novelista que imaginó la historia o al director de cine que hizo de ella una impresionante traducción en imágenes) se plantea en ficción el tema de la curación del mal de imágenes mediante imágenes. El malvado Alex, un adolescente del Londres del futuro que predica y practica la ultraviolencia en el trato con sus semejantes, es reeducado por las autoridades con una sobredosis de sus mismas armas, la música de “el gran Ludwig van” (Beethoven) asociada a imágenes de ultraviolencia real: campos de concentración nazis, bombardeos indiscriminados de ciudades y combates de las dos guerras mundiales, disturbios callejeros sangrientos, catástrofes, etc. A Alex le extirpan la violencia, pero cuando regresa a su mundo, incapaz de levantar su mano para defenderse siquiera, es víctima de la violencia vengativa de sus antiguas víctimas. Esta película fue prohibida en los cines ingleses a la semana de su estreno hasta hoy porque algunos espectadores, lejos de captar la moralina, quedaban fascinados y querían emular al Alex untraviolento de la primera hora de película, aumentando espectacularmente en las calles de Londres los índices de violencia. Los directores de cine Carlos Saura (Deprisa, deprisa) y José Antonio de la Loma (Perros callejeros y una larga secuela) hicieron una traducción española de La naranja mecánica, narrando la vida de los jefes de pandillas juveniles (el Vaquilla, el Guille, el Melones, el Clemen y otros, alcanzaron la dudosa celebridad pública que proporcionan los telediarios y las páginas de sucesos con sus fechorías) que sembraron el terror en las calles de Madrid y Barcelona durante la década de los setenta.

– El Jaro murió el 24 de febrero de 1979, recordaba el periodista Jesús Duva en un artículo que actualizaba los destinos de estos célebres delincuentes, “cuando apenas había cumplido los 16 años. Un vecino del paseo de la Habana, de Madrid, le mató de un disparo efectuado con un rifle de cazar elefantes. En el momento de morir, el Jaro llevaba en un bolsillo la cartera de plástico en la que guardaba un puñado de recortes de periódicos sobre sus hazañas, que él solía enseñar con orgullo a quien quería oírle. El Jaro y sus troncos fueron un día a ver la película Perros callejeros y desde entonces adoptaron la forma de actuar de los pandilleros del celuloide. En este mismo artículo se dice que actualmente el Vaquilla está escribiendo sus memorias en la cárcel.

– Hay menos violencia que antes, declaró en 1993 Luis Rojas Marcos en 1993, jefe de los servicios de salud mental de Nueva York, pero señala un rasgo diferencial: “la fascinación que hay ahora por la violencia hace que el causante sepa que va a ser visto por la sociedad, que va a tener acceso al público. Podemos hablar de una violencia mas rebuscada, mas intelectualizada, menos salvaje desde el punto de vista animal (el animal se come a otro animal y no parece que disfrute en el proceso, lo hace por necesidad). La violencia de hoy es mas civilizada (entre comillas), mas preparada para salir en televisión”. También es mas cruel, gratuita, absurda, irracional, etc. El asesinato por la imagen es una enfermedad social tan real como la vida misma que, de momento, no tiene curación y, lo que es peor, parece que está dando los primeros síntomas: esto que está empezando a pasar ahora, solo es el principio.

global MAXY Chumy Chúmez en serio | eXp. @ACADEMIA15M

baba de caracol | múltiples cuentas

0

gogo tanit

Los cables de #WikiLeaks abrieron los ojos a quien lo quiso ver sobre los manejos de los que estabámos siendo víctimas la inmensa mayoría sin comerlo ni beberlo y también, lo novedoso, sobre las tramas que urdían los hilos. Lo más cerca que estuve alguna vez de algo lejanamente parecido fueron los periódicos locales gratis y buzoneaos que editaban los constructores de la burbuja inmobiliaria y que, de alguna menera, enfocaban de forma muy precisa sobre los pompósamente llamaos órganos de decisión política. El tiempo y sus dificultades a partir de 2008 han demostrao que todos los periódicos eran así, apenas con diferencias de nivel o alcance de su influencia. No voy hablar de escritura ni de periodismo, pues es evidente que en esos gremios casi nadie lee, sino de información. Entre el deseo, por mucho que se quiera algo, y la acción, que pase lo que sea, hay 1 trecho que es el poder y en esos ámbitos, hasta los más rastreros, hay que tener muy claro lo que se puede o no hacer y decir, aunque se sepa. Puede darse el caso que haya alguien muy informao o que escriba muy bien y quedarse en éso, ahora por lo menos tenemos los blog o bitácoras. Entretenido en las mías, parece que para lo que hemos quedao los de los escalafones más bajos, llevo semanas intentando reparar los errores que me dan en el escritorio los agregadores de noticias, también conocidos como Really Simple Syndication o por sus siglas RSS, que también se dan por muertos desde hace tiempo. En programación informática lo que no suma resta, así cualquier detalle que no se sabe ni de qué va, acaba entorpeciendo y despistando cuando no se convierte en otro engorro insospechao, a veces enloquecedor. La 1ª salida a mano es cargarse lo que sea, pero volvamos a la prensa basura de hace 1 lustro: 1 cosa es querer y otra poder. Hay que intentar informarse antes y en esas creo que he descubierto 1 gran cosa. No sé ni donde lo he leído, probable que en varios sitios, pero se dice que en estos tiempos difíciles más allá del titular y las primeras líneas, técnicamente conocidas como entradilla, nadie lee nada. Pues éso, ni más ni menos, son los agregadores y con frecuencia ni éso: apenas el titular y las 1ª líneas de la noticia que sea, hasta la más importante. Recientemente me han mandao 1 notificación de mi 8º cumpleaños en 1 de los proveedores de blog gratis, pues se pueden tener varios en el mismo, y por tanto también puedo decir que sin hacerles caso a los RSS y sus sempiternos errores, también se vive y se navega, no dejan de verse los blog, titulares y 1ª lineas pero es que ahora resulta que es lo que más me gusta y me explico. La casualidad no existe, solo su ilusión o también que se trata de algo más profundo que no hemos descubierto todavía, por éso antes me daba 1 subidón cuando leía u oía copia o repetido 1 titular o alguna idea destacada de las mías, hasta en boca o pluma de gente importante, de los que parten el bacalao y se llevan la lana, pero ahora o desde hace apenas días, sé que los RSS, el titular y las primeras líneas los reproducen, multiplican y dispersan automáticamente los blog por sí mismos, aunque el que lo ha escrito no sepa ni lo que son. Lo más parecido serían los robot de Twitter o a esta web conectaos que generan tuit cuando se suben fotos, vídeos y en otras que no controlo o conozco, noticias como las cuentas de algunas publicaciones y medios, pero con muchas o nulas posibilidades de gestión. Todavía no controlo el programa FeedReader, el que tengo por serme ofrecido en la estela del navegador Mozilla Firefox o el cliente FileZilla FTP, código libre, pero desde que lo tengo lo 1º que miro en las web que visito son los dichosos RSS y no tanto por chinchar al webmaster y que le salgan chivatos de errores en el escritorio como por abrir mi lector o gestor y ponerme a trastear en sus botones. Y lo mismo cuando lo voy a dejar cojo al vuelo el 1º mensaje emergente y me pongo a gestionar canales, pues en esa pantalla todavía no sé cómo se vuelve al lector normal y no me queda otra que cerrarlo hasta la nueva sesión. Es triste pero estoy hablando de algo que solo se abrirlo apuntándome a 1 canal nuevo y de algunas de sus pantallas fundamentales solo sé salir cerrándolo. Eso sí, lo tengo a la última, superactualizao, de forma que he podido descubrir su potencial para cuando sepa manejarlo. Yo también necesito otras cuentas de Twitter, igual que muchos usuarios. Gmail permite utilizar el signo + para crear alias de correo electrónico, pues hace caso omiso de cualquier cosa después del + y entrega el correo electrónico directamente a la cuenta normal, lo que la hace perfectamente operativa en la navegación cotidiana por Internet. La áspera Menéame que sería la más parecida y otros #apps que he probao no son sitios para seguir noticias y organizar información, ni microblogging como Twitter. No me interesa algo así, lo que por desgracia es extensible a otros #SocialMedia por no se que prevenciones de personajes y agencias que nadie repararía en su existencia. No enlazan al original, ni tienen buscador propio de actualidad ni lo que ahí se mueve suele ser reseñable, lo que más necesito, apenas duplican, repiten y tripiten las mismas milongas sin intentar describirlas siquiera. No explican el enlace ni su motivo que, con frecuencia distorsionan, y puede afectar a 3ª otros usuarios que no tienen nada que ver con esas baterías de mensajes llenos de insidias y falsedades, apenas intentar dar que hablar. El hecho de que el alias o nick registrao en la base de datos de cada sitio web se pueda intercambiar por el correo electrónico con el que te has suscrito es fundamental. Se trata ni más ni menos del campo clave o llave relacional que permite que las web se puedan ver desde otras, por lo que no se puede ver el registro en la misma web pero a la vez hace que las diferentes bases de datos relacionales sean visibles unas desde otras, y a la vez hacer las operaciones que estén permitidas a cada usuario, son solo 2: grabar y borrar de forma casi segura. Así por ejemplo y por cambio de operador que me birló el correo electrónico en el que la tenía registrada, se puede seguir viendo esa cuenta perdida en Twitter, pero no puedo acceder a ella porque también he olvidao la contraseña. Sería tan fácil como 1 vez dentro cambiar el correo electrónico del registro. Y no se trata de burlar o tratar de engañar a nadie, que sería 1 máquina de programación, como de poder relacionar los diferentes objetos, imágenes, vídeos, etc. de forma eficiente, o sea, que funcione todo. Las bases de datos alfanuméricas que, de momento permitían evitar las repeticiones de registros, se inventaron en el siglo XVIII, las conocidas como enciclopedias y diccionarios. Las nuevas y revolucionarias inventadas por IBM en 1971, que son de hecho las que permiten que exista Internet, la inmensa base datos relacional, pues es precísamente lo relacional. Valga la redundancia pero realmente se necesita disponer de varios e mail o de lo contrario no serían posibles las suscripciones y por tanto la participación. Debido a las advertencias de Twitter he configurao paper.li con frecuencia semanal y sin notificaciones donde he podido. @2012_blackstar sigue visible y operativa en Internet, aunque solo sea a través de las #webapp a ella asociadas, las antiguas siguen configuradas como cuando se hicieron. Estas me encantan, aunque sus autores han tenido éxito y ya disponen versión PRO, de lo que me alegro. Conozco Twitter desde 2008 y lo utilizaba como instrumento o asistente de programación casi ajeno a otros usuarios hasta #12f 2011 que empezó a ser algo comprometido. Llegaron a decirme que mi cuenta se veía demasiao, además de sufrir bloqueos antipáticos, denuncias por cualquier nimiedad y sin sin venir a cuento de gente que ni siquiera lo entendía el suyo, puesto que solo pruebo páginas web para verlas yo. Es de pena llamar la atención por éso, pero para evitame problemas necesito otras cuentas, a veces para familiares que enseño, para que vea el periódico mi padre cuando me estoy duchando y cosas diversas.
#QuedaDoPlanalto #FracturaPodemosARV

#mañanaempiezahoy | manías y perjuicios

0

World War Web

Sigo pensando que hay diferencia abisal entre el puñao de bazas que me sentí, incluso v´traicionao vilmente y que difícilmente puedo olvidar, aunque me gustaría, y los millones y trillones de veces que intentan engañarme todos los días. Desde muy niños crecemos en el engaño, no solo Walt Disney, los reyes en general y los 3 magos en particular, el ratoncito Pérez y otras muchas patrañas que se puede calificar de engaños consentidos o impuestos, o los 2, pues hay muchos tipos de mentiras y palabras para decir lo mismo, tomadura de pelo, síndrome de Peter Pan se llama a la determinación pueril de negarse crecer más allá de lo razonable, incluso cuando envejencen manteniéndose en estaos próximos a la inmadurez, cualquiera tendrá las suyas, espero que no tan exagerada como la de Michael Jackson, aunque parece que al final tuvo su merecido que le negó la justicia a mano, mañas o trazas no se sabe si de los que hizo o hicieron suyo, pues ya digo que traición es otra cosa, aunque tampoco su contrario, parece casi cuestión de grados. Los mentirosos caen bien y la gente se ríe o nos reímos de los traicionaos casi para purgar nuestras propias traiciones, como dijo Aristóteles de la utilidad los dramas y tragedias puestas en escena. Se me ocurre también que las actrices guapas y parece que difíciles de conquistar son sometidas a sustos, desengaños amorosos, incluso torturas, y parece que eso es lo que gusta a los espectadores. Yo en particular a los sujetos que justifican actos reprobables que me ahorro, tanto porque alguien los ha engañao como los que le echan la culpa a sustancias les redoblaba la pena, y además se la aplicaba de inmediato a declararse culpables. Es más, estoy convencido que la bravuconería que emana de la ignorancia puede llegar a poner en peligro la supervivencia de la especie Hom@ en el planeta Tierra, si no es eso lo que está pasando, y no solo empresas, familias, países y puede que continentes, grupos de gente que se tiran de cabeza a la destrucción como algunas sectas exageradas. Ya es triste que no haya nunca nadie dispuesto ajustarle las cuentas a los mentirosos pues como se ve son o somos muchos los dispuestos a reírnos de buena gana con solo habernos zafao de su influjo, pero someterse, plegarse, hasta vitorear a los traidores, aunque sea de otros, solo abunda en lo bajo que vamos cayendo y en que para eso ni siquiera hay fondo, apenas la certidumbre de que otro vendrá que incluso hará bueno al miserable anterior.

Bryant, Esteban. Fish, Guti, Milá, Pajín, Ramos, Ronaldo, Santana, los Sacramento Kings de la NBA y muchos más deportistas y #celebrities son solo algunos de los 3.000.000 estafaos en todoel m1do por la empresa quebrada el #22n 2011 Power Balance de 40 empleaos con sede en Lake Forest, California, a1que las pulseras a 40 ? la pieza se siguen fabricando y probablemente comercializando en China, pues se pueden quedar con la fábrica por 4.000.000 ? pero desprovistas de sus pretendidos efectos milagrosos por los que fueron multaos en Italy con 300.000 y Spain con 15.000 en 2010 y por supuesto, sin tener que devolver los 42.500.000 que tendría que pagar si se devolvieran todas, pues además arrastra deuda de 40.000.000 y sus ingresos cayeron de 37.000.000 a 14.000.000 ? en el último año. No voy a entrar en el dudoso gusto de quienes las portan o posean, bastante tienen con el ridículo espantoso que supone haber caído víctimas de otro timo ellos o quienes se las hayan regalado, pues realmente el fallo está en la propaganda o publicidad milagrosa al atribuírsele efectos que evidentemente no tiene solo con ver los logros de algunos de sus portadores. Es otra estafa o fraude de los que tanto ab1dan que en cualquier otro sitio pasaría desapercibido pero no donde tienen acuerdos comerciales basaos en la buena fe de las partes que participan en acuerdos de intercambio en los que se alcanza la perfección cuando todos quedan satisfechas, a1que hayan sido refrendaos con 1 simple apretón de manos.también me reí como se debió reír Granados, el Gestapillo de @EsperanzAguirre de los #indignados del #15m que patentaron y comercializaron las célebres camisetas de la #mareaverde sin tícket de compraventa según el célebre sabueso, pues ni siquiera es necesario sin que hubiera ning1a den1cia ni reclamación de por medio y de hecho, haciéndoles 1 magnífica campaña de propaganda sin contrapartidas: las camisetas de @SoyPublica, además de bonitas y baratas, no tienen ningún otro efecto que el que se le atribuye en la protesta, donde se han hecho célebres y casi desencadenao 1 pequeña fiebre consumista,mismo tengo 2 camisetas de grupos #15m y desde que se supo de la treta ridícula es 1 tema recurrente de conversación en los actos, donde los portadores más vistosos dan pistas o no, pero de dónde se pueden obtener las que se desean. Me costa que más gente las colecciona y es posible que cuando llegue el buen tiempo y se puedan lucir (hay personas que las lucen encima de prendas de manga larga y hasta pueden crear pequeñas tendencias en ese sentido) empezaremos a diferenciar también entre lo nuevo y lo usao. La 2ª vez que volvieron hablar de la buena fe que preside los intercambios comerciales hicieron 1 lapsus a la espera de los chistes descarnaos que debí soltar la 1ª vez que se mencionó, momento que aproveche para declarrar mi arrepentimiento sincero y pedir disculpas por las interrupciones estúpidas que hice la vez anterior: pensando que hay traslados por mar y documentos en varias lenguas, si no fuera así no sería posible y realmente lo que penaliza y llegao el caso castiga es la mentira mucho más que el producto, muy especialmente de la empresa emisora, sin duda la más interesada en ganar buena fama en la resolución de los acuerdos que alcanza, cualquiera que sean, si es que quiere prosperar. Como quiera que los que registraron las camisetas de la polémica están al corriente de pago en sus impuesto y la intromisión de Granados, probablemente estúpida es lo realmente improcedente, aún le pueden pegar 1 buen multazo que le estaría muy bien empleao pues la ignorancia suele ser peor incluso que la mentira.

salario lo dedica a la Tuerka