#inquisition S A since 1232

0

wheel
En realidad nunca se fueron, al menos en España, donde por desgracia se inventó algo parecido antes incluso que llegaran la imprenta, la tinta y el papel de China. En los llamaos siglos de oro culturales, el XVI y el XVII, cuando en el imperio de los Austria no se ponía el Sol, eran los conocimientos en vientos, mapas de navegación y cómo se hacían tran tremendos barcos de madera hasta sus últimos detalles, lo que se protegía, como se ve en las películas de piratas, donde antes de hundir el barco siempre trataban de tomar su control, igual que usar barcos españoles capturaos de los que incluso se conserva el nombre, los mismos por los que se esquilmaron los preciosos bosques de robles y pinos cercanos a las costas y ríos navegables pa los palos y listones, casi tan emblemáticos como las banderas negras de la calavera, pero desde la #Revolution industrial lo único que se protege es cómo se somete y pisotea al pueblo por parte de 1 infame plaga chorizos como no se ha visto nunca. Si Vds mantienen blog, algo que les recomiendo y casi les deseo, pues no se me ocurre otro pasarratos tan barato y a la vez tan provechoso (lo emparentaría con los libros de autoayuda si no tuvieran tan mala prensa) seguro que ya saben de la importancia del título junto con la foto o vídeo con que se inlustran, y por supuesto las etiquetas que lo ponen a tiro, pues casi que los teníamos hasta que han empezao a gustar o disgustar a los propios ladrones.
– No nos dejan decir na. ni el santo del día; mandé que se supliese lo suprimido con la letanía y el credo y ni eso se consintió, se quejaba en fechas relativamente recientes el célebre editor Mencheta, que fue 1 sujeto, del rigor con el que se ejercía la censura contra sus periódicos. En la Historia crítica de la #inquisition española Juan Antonio Llorente, que antes fue secretario del autodenominao santo y oficio en Madrid a finales del siglo XVIII, retrasa su origen hastal año 1232. Todas las sociedades Hom@ han tenido y tendrán sus disidentes, heterodoxos más o menos solitarios o en grupos derrotaos de perdedores, pero nunca tanta brutalidad tan masiva como en la Europa de los siglos XVI y XVII (se dice que la temática de la brujería, quese daba por hecho cierto, en vez de negarse como en otras épocas, antes y después, fue producto de la imprenta recién llegada a Europa desde China, donde había sido inventada junto con la tinta). ¿Cómo se pudo llegar a creer que alguien podía volar por el aire y recorrer largas distancias montada en 1 escoba? Entre los años 1550 y 1650, 100 años de locura, la vieja Europa sin excepción se convirtió enuna inmensa pira humana. Se estiman 500.000 convictos y confesos de brujería y no sólo Juana de Arco los quemaos en las diferentes hogueras por doquier. Comunos cardan siempre la lana, normalmente los mismos, el epicentro de la quema se situó en Alemania y sus más encendidas llamaradas se propagaron por Suiza y los Países Bajos y un poco más apagadas llegaron alas regiones mediterráneas. Más o menos, las hogueras fueron frecuentes durante los años citaos en las regiones que habían sufrido cualquiera de las interminables guerras de religión entre sectas del mismo grupo, es decir, católicos ortodoxos contra los llamaos protestantes y otros heterodoxos y en general, los perdedores mientras quen otros laos las hogueras venían de antes contra judíos y árabes, luego donde no fueron tan frecuentes en los años más virulentos, se dilataron mucho más enel tiempo. Además de las impurezas raciales, eran delitos gravemente penaos pactar conel diablo, viajar porlos aires a largas distancias montadas en escobas, mantener reuniones ilegales en los llamaos aquelarres, adorar al diablo, besarlo bajo la cola, copular con íncubos, diablos masculinos dotaos de miembros fríos como el hielo, copular con súcubos, versión femenina de los íncubos, provocar granizadas, destruir cosechas, secuestrar y comerse niños desaparecidos entre otros. Las confesiones de haber cometido semejantes cosas, como si fueran posible no ya hacerlas ensu mayoría sino también confesarlo, se obtenían mediante terribles torturas en las que los acusaos deseaban la muerte antes que seguir soportando el tormento. Johann Matthäus Meyfarth, contemporáneo de las cazas de brujas y testigo de cómo se obtenían sus confesiones describió:
– He visto miembros despedazaos, ojos fuera de la cabeza, pies arrancaos de las piernas, tendones retorcidos en las articulaciones, omóplatos desencajaos, venas profundas inflamadas, venas superficiales perforadas, víctimas levantadas en alto, mantenidas cabeza abajo (estrapada), dando vueltas colgadas, verdugos azotando conel látigo, golpeando con varas, apretando con empulgueras (grilletes), cargando pesos, pinchando con agujas o enel potro con clavos, atando con cuerdas, quemando con azufre, rociando con aceite hirviendo, chamuscando con antorchas. Sino se obtenía la confesión o se retractaban solía haber otra ronda de torturas en laque aparecían cómplices y otros asistentes alos aquelarres o reuniones ilegales igual de inadvertidos. Con la confesión así aceptada las víctimas obtenían con frecuencia el privilegio de ser estranguladas momentos antes de ser quemaos en la hoguera. Otros contemporáneso de la quema de brujas citaos por el antropólogo Marvin Harris como Giambattista della Porta, contemporáneo de Galileo, describieron 1 ugüento corporal alucinógeno de tono verdoso que provocaba un sueño profundo de lque cuando se despertaba narraban visiones fantásticas como lasde los relatos de otros contemporáneos como Miguel de Cervantes en Los trabajos de Persiles y Segismunda o William Shakespeare en Hamlet e incluso los confesos antela #inquisition cuyo agente alucinógeno, incluso al tacto parece ser la atropina, otro alcaloide contenido en la mandrágora, el beleño y la Atropa belladona conocidas en Europa desde antiguo, ya citadas por Hipócrates, quese considera padre de la Medicina, como somníferos, aunque se desconoce cómo las preparaba. Desde casi siempre por tanto los escritor.es & español.es se han tratao de dar a conocer a hurtadillas, por ejemplo recitando coplillas de su invención en los entierros de otros escritor.es. La pintura más conocida del romanticismo español representa la escena en la que Zorrilla se reveló a un puñado de intelectual.es local.es enel entierro extramuros de Mariano José de Larra, que se había suicidao pegándose un tiro en la sien, según algunos tras un desengaño amoroso, según otros apesadumbrao por los males de la patria de manera parecida a como ahora se suicidan los inversores de capitales bancarios tras los batacazos de la bolsa o la vida, como se sabe. El propio Zorrilla que se revelaba desa guisa huyó poco después de la trágica existencia que España ha reservao a sus escritor.es a México donde quizás por su audacia entró al servicio del tirano local. Quiso la fortuna que en un viaje que hizo de incógnito a la patria se produjera el magnicidio de su protector mexicano pasado a su vez por las armas de forma que Zorrilla que por momentos se había sentido a salvo se tuvo que quedar entre nosotros pa soportar la bohemia y la tunda de desprecio de sus contemporáneos hasta que murió en la indigencia y el desprestigio hasta el punto de consagrarse tras su muerte que así es, así parece la cosa en esta tierra tradicionalmente regada por la sangre de los escritores. En otro acto no se sabe si de homenaje o de protesta por el asesinato a tiros de otra escritora rusa celebrao en Barcelona otro escritor de éxito alemán o francés que escribe en inglés y vive de incógnito en Barcelona, todas las precauciones son pocas, se declaró sobrecogido por la candidez de quienes ordenaron ejecutar un atentado gasteril con el reguero de sangre que dejan los asesinatos y de una mujer escritora además cuando la palabra, especialmente la escrita que hay que descifrar leyendo parece haber perdido to valor. Más realista o más moderno el topoderoso Javier Solana que en una reencarnación anterior ya fue ministro de educación y de cultura, citado como autoridad incluso por el mismísimo Fidel que con motivo de una visita a Turquía celebraba el tacto de las autoridades turcas en sus aspiraciones europeístas por haber presentao como héroe abanderao al delincuente que mató a tiros en una concurrida calle a otro escritor. Bienvenidos los turcos a la Europa de las subvenciones a la agricultura y los premios rurales a los desconocidos que exigen controles ferreos, cuando no a tiros sobre lo que escriban los demás, a ellos que los registren mientras que los embajadores culturales son los que se cortan o les toman el pelo los que les manejan como productos en la sombra a beneficio de los niños pistoleros al tiempo que exigen a gritos o gruñidos que se recorten las libertades ajenas, especialmente la de expresión a sus paisanos con el pretexto que es demasiao, sobre to la de los que hilan las palabras cuando lo que ha molao siempre es pegar saltos común energúmeno y gritar como si se estuviera reuniendo una piara de cabras en pleno monte.