consejos vendo

0

atenciÓn diada delito interventor rebelión Leganés club Drácula
Así que pasen 20 años, que poco falta, todavía recordaré el día que 1 alumno quiso rectificarme 1 información errada que yo estaba propagando en cursos de fotografía -los pájaros, más concreatamente las pájaras, saben contar más y mejor que los ejecutivos de las cajas de ahorro quebradas y las mujeres de corruptos españoles, al menos por el número de huevos que se sienten capaces de sacar adelante en los nidos; y el motivo que yo hablara de esas cosas eran los consejos para plantar 1 hide al lado de los nidos y comederos- y al pedirme mi cuenta de correo electrónico y decir yo que no tenía, me hizo sentir desactualizao, pues según el alumno que por entonces también era estudiante universitario, alguien que se dedica a cosas como la docencia aunque fuera de aficiones es lo mínimo que debería tener, además de las tarjetas de visita que por entonces podían hacerse en máquinas automáticas dispuestas en los pasillos del metro. Después de eso vino la idea de que los famosos, incluidos los políticos tenían auténticos profesionales que les llevaban las suyas, a diferencia del resto de mortales que no podímos permitírnoslo, pero aún así, excepto individuos como Ferreras, que debe tener a su servicio 1 nutrido equipo de lacayos y voluntarios que le avisan, creo que el mínimo común admisible es tener cuenta de correo electrónico, pero lo que no me entra en la cabeza, como sería si yo me hubiera tomao a mal la decepción que produje a 1 alumno especialmente listo, es que los individuos que las tienen y que incluso han ganao elecciones presidenciales y primarias con toda la prensa y aparatos hasta de sus partidos en contra, tengan que aceptar los consejos de tipos como Ferreras en el sentido que deberían dejar llevarles las suyas periodistas profesionales como el director de el Periódico que estaba al tanto de los atentaos de la Rambla -de donde se deduce que sabe leer, aunque no sé si decir que en inglés o se lo hace alguien- o el propio Jordi Évole que saca a sindicalistas en sus promociones recomendando a la gente que abandonen sus cuentas en las redes sociales y se vayan a poner a las órdenes de los comités de empresa que pactan los ERE y las deslocalizaciones y comprenden la globalización porque los líderes políticos no pueden hacer otra cosa. No digo que me desmerezcan o dejen de merecer otras personas según tengan o no cuentas de correo electrónico, blog y #socialmedia, incluso que tengan móvil se discute en ciertos personajes que entrevistan en TVE, pero que sean los refractarios los que llevan la voz cantante y dan consejos a las cámaras, pues cuando los tienen delante, al lao o de frente siempre tienen cosas más importantes que sonsacarles.
anonymous amenazado declara gurú tururú

Anuncios