About

Ya puestos con los toros, que en los toros el único animal que espanto son las Sarcopcophaga carnaria, dícese de las moscas de la carne o moscardas que ponen huevos a los que van a palmar, de forma que según el estao de conservación de los huevos los forenses pueden saber la fecha y hora de la muerte, siendo su rasgo más característico las 4 rayas listonas, que se dice en las plazas y que recorren su lomo en vertical que me presenta como español pagano, literal hombre de campo que hasta dicen fui alimañero. Es lo que tiene nacer cuando se jugaba al fúbol en las calles y se podía ir en bici por cualquier lao.
– Siempre vamos con el niño que fuimos, José Saramago, hasta los que tuvimos duras infancias en las que nos enseñaron a trillar, pescar cangrejos y peces, a veces con las manos entre las piedras y cocinar algunas cosas que pillábamos en plan supervivencia. Pagano también porque no perdono, de la misma forma o de ninguna que tampoco comulgo con ruedas ni carretes, si tal cosa existe, en to caso olvido o tampoco pero con la condición que ni me obceco ni me obsesiono con na. Dicho en cristiano, que no tengo fijeza excepto cuando toca pagar. El encaste ganadero de los Buendía, por Joaquín principalmente, se caracteriza por tener más genes Saltillo que Ibarra entre los toros de procedencia Vistahermosa, la célebre torada del marqués que se dividió en lotes en el siglo XVIII. En cualquier caso ersona suena casi igual en griego y en latín antiguos, sigue siendo la máscara del personaje, actores y actrices que representan lo humano, lo divino y lo simbólico. Tos los días nos ponemos caretas, nos sonreímos lo más cínico que podemos, aunque sea cuando nos lavamos la cara después del sueño reparador, y el resto del día le echamos redaños pa aguantar lo mejor que podemos la rigurosa circunstancia. En las versiones antropológicas más acendradas los embriagantes festivales, las borracheras más desenfrenadas y los estrafalarios disfraces nos predisponen a mostrarnos tal como somos de verdad, quedando el resto del año pa que nos disfracen de lo que quieran los otros, y más que además los 22 músculos del rostro humano son ingobernables y asimétricos, por lo que la máscara elegida es lo más aproximao a la voluntad de que quien la porta, más creíble en lo que anuncia que en lo que esconde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s