#sísepuede escarbar siempre

calle Núñez de Balboa c/v Pérez de Ayala barrio de Salamanca Hong Kong Victoria park

– El 30 diciembre 2019, el doctor Li Wenliang advirtió a sus colegas de la gravedad de la situación en un chat profesional privado. A los pocos días, Li y otros 7 médicos fueron relevados de su puesto de trabajo, llevados ante la policía y obligados a firmar 1 documento en el que admitían la difusión de mentiras. Se contagió de la enfermedad tratando a sus pacientes y murió el pasado 6 de febrero, sin recibir tratamiento alguno por parte de las autoridades. Como siempre ha ocurrido en las dictaduras en general, y en los regímenes comunistas en particular, la verdad es la principal víctima y la que queda confinada en cuarentena. Juan Manuel López Zafra.

– Ahora que quedan 10 minutos y no estaba seguro de que iba a llegar este momento, pero quiero decirles algo en relación a este #coronavirus si me lo permiten. Repito: cuando conozcan la obra de Rudolf Steiner tendrán la respuesta al tests, pero necesitan calcular los detalles. En 1918, después de la gran pandemia de la gripe llamada española en 1918, se preguntó a Steiner a qué se había debido todo aquello y Steiner contestó:

– Los virus son simplemente la expresión de 1 célula intoxicada. Son trozos de ADN o de ARN o de alguna otra proteina que se han expulsado de la célula. Se manifiestan cuando la célula está envenenada. No son la causa de nada. La primera manera que se me ocurre de animarles a que reflexionen sobre esto es que son especialistas en delfines, y que han estudiado los delfines del Círculo Polar Ártico desde hace cientos de años, o por lo menos largo periodo de tiempo. Los delfines están bien. Luego les llaman y les dicen:

– Los delfines se están muriendo en el Artico. ¿Podrías venir a investigarlo? Y solo pueden plantear ustedes 1 pregunta. Levanten las manos para indicar cuántos de ustedes responderían: quiero estudiar al delfín para ver su genoma. Nadie, porque es 1 estupidez. Cuántos de ustedes preguntarían: quiero verificar se éste o aquel delfín es portador de 1 virus que transmite a los demás delfines enfermándolos. Aquel amigo. Cuántos de ustedes responderían: ¿no será que están envenenando el agua? Como con el Exxon Valdez, ¿nadie? ¡Todos! Porque eso es lo que ocurre, las células se encuentran intoxicadas, y ellas intentan limpiarse excretando residuos que nosotros denominamos virus (Las citoquinas son moléculas que segregan unas células que tenemos en los pulmones y en otras partes del cuerpo y que son la primera línea de defensa cuando hay una señal de alerta porque hay una invasión por un germen según el doctor Pestaña, jefe de Críticos Quirúrgicos del Ramón y Cajal). Si estudian las teorías actuales de los virus que se denominan exoxomas, la última conferencia del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos que habla de la complejidad de los virus, constatarán que se corresponde con las teorías actuales sobre lo que son los virus. De niño, y a medida que me hacía mayor, tuve 1 dramático ejemplo de ellos. Fuera de mi casa, hacia la derecha, había unos pantanos, estaban infectados de ranas y me despertaban por la noche. Yo daba golpes en los cristales porque hacían 1 ruido espantoso. Y con el tiempo, todas las ranas fueron desapareciendo. ¿Cuántos piensan que las ranas tenían 1 enfermedad genética? ¿Cuántos piensan que las ranas tenían virus? ¿Cuántos piensan que le echaron DDT al agua? Todos, pues es lo que pasó. Los enfermedades son 1 intoxicación. Ese es 1 de los motivos por el que las vacunas… Permítanme que me desvíe 1 momento: ¿qué es lo que pasó en 1918? Cada pandemia de los últimos 150 años se corresponde a 1 salto cuántico en la electrificación de la Tierra. A finales de otoño de 1917 se introdujeron las ondas de radio en todo el mundo. Cuando se expone a cualquier ser vivo a 1 nuevo campo electromagnético, se le envenena, unos cuantos mueren y los demás entran en 1 especie de inactividad, y lo interesante es que viven algo más de tiempo, pero enfermos. Y con la II Guerra Mundial se inició 1 nueva pandemia con la introducción de los radares en toda la Tierra, rodeándola con los campos electromagnéticos emitidos por todos los radares. Era la primera vez que los seres humanos se veían expuestos a algo así. En 1968 hubo la gripe de Hong Kong: era la primera vez que la capa protectora del círculo de van Allen, cuya función es integrar los rayos del Sol, de la Luna, de Júpiter, etc. de integrar todo eso y distribuirlo a todos los seres vivos terrestres. Pues bien, en el cinturón de van Allen se colocaron satélites que emitían frecuencias radioactivas, y al cabo de 6 meses se produjo 1 nueva epidemia viral. ¿Por qué viral? Porque las personas que fueron intoxicadas expulsaron toxinas parecidas a virus. Las personas creyeron que se trataba de 1 nueva epidemia de gripe. En 1918, el Ministerio de Sanidad de Boston decidió analizar el carácter contagioso de 1 epidemia. Lo crean o no, tomaron a cientos de personas que tenían gripe, les extrajeron las mucosidades de la nariz y se las inyectaron a sujetos sanos que no tenían gripe, y ni 1 sola vez consiguieron hacer enfermar a 1 solo de aquellos sujetos sanos. Repitieron la práctica 1 y otra vez, pero no consiguieron demostrar el contagio. Incluso llegaron a hacérselo a caballos que supuestamente se habían contagiado de gripe llamada española (país que no entró en la I Guerra Mundial, se seguían editando periódicos y fue de los pocos en los que se trató informativamente el asunto, pero no el más afectado, ni muchos menos el único). Les colocaron sacos sobre sus cabezas y el caballo estornudaba en el saco. Luego colocaban el saco en el caballo siguiente, que no caía enfermo. Todo esto lo pueden leer en 1 libro que se llama El Arco Iris invisible de Arthur Robert Firstenberg (nacido el 28 mayo 1950). Realizó 1 cronología de todas las etapas de electrificación de la Tierra, y de cómo al cabo de 6 meses se producía 1 nueva pandemia de gripe en todo el planeta. No hay otra explicación. ¿Cómo, si no, podría propagarse desde Kansas a Sudáfrica en 2 semanas, de manera que en todo el planeta se manifiesten los mismos síntomas a la vez, a pesar de que la forma de transporte era en caballo y en barco? Es algo que ellos no pueden explicar.

– No sabemos cómo se produce, fue la conclusión de aquella prueba. Pero si se paran a pensar en ello, todas esas ondas de radio y demás frecuencias que muchos de ustedes llevan en el bolsillo o tienen en la mano, puede enviar 1 señal al Japón y llega al instante. Por tanto, aunque no crean que existe 1 campo electromagnético que conecta el mundo en unos pocos segundos, no hace falta discutirlo, es 1 hecho que ustedes practican a diario. Y acabaré añadiendo que estos últimos 6 meses se ha producido 1 dramático salto cuántico en la electrificación de la Tierra. Estoy seguro que muchos de ustedes saben de qué se trata: se llama 5G, habrá unos 5.000 satélites que están emitiendo radiaciones, como las radiaciones que se emiten dentro de sus bolsillos, o en sus manos, y que ustedes están utilizando continuamente. Esto no es algo compatible con la salud, lamento mucho decirlo, pero no es compatible con la salud. Es 1 aparato que desestructura el agua, y si entre ustedes hay quienes consideran que nosotros no somos seres eléctricos, solo somos materia física, entonces no se molesten en pasar 1 electrocardiograma ó 1 electroencefalograma ó 1 prueba de conducción nerviosa, porque somos seres eléctricos y los productos químicos no son más que los residuos de estos impulsos eléctricos. Y para finalizar 1 adivinanza: ¿dónde se encuentra la primera ciudad del planeta totalmente cubierta por la 5G? En Wuhan. Cuando empezamos a pensar en todo esto, estamos en 1 crisis existencial aquí y ahora, de 1 magnitud tal que los seres humanos nunca han visto. Y no voy a interpretar el papel de profeta del antiguo testamento, pero se trata de 1 hecho sin precedentes. La puesta en órbita de miles de satélites sobre la propia capa protectora de la Tierra, y por cierto, como quería decir antes, eso se relaciona con las vacunas, esto me atañe, pues hace 1 año tuve 1 paciente en plena forma, que practicaba surf. Era técnico electricista electrónico que instalaba sistemas wi fi para gente muy rica. Esta profesión tiene 1 alto índice de mortalidad. A pesar de todo, él se encontraba bien, pero 1 día se rompió el brazo y le tuvieron que poner 1 placa metálica. 3 meses más tarde, no podía salir de la cama, tenía arritmia y agotamiento total. Nuestra estabilidad funcional depende de la cantidad de metal que tengamos en el cuerpo, así como de la calidad del agua de nuestras células. Por ello, si empiezan a inyectar aluminio a la gente, se vuelven receptores que absorven de forma amplificada los campos electromagnéticos, y esto es 1 perfecto caos que puede explicar el tipo de dolencias que nuestra especie experimenta en la actualidad. Quiero terminar con 1 cita de Rudolf Steiner de 1917, que era 1 época diferente:

– En la época que no había corriente eléctrica, cuando el aire no estaba sometido a influencias eléctricas, hablamos de 1917, era más fácil ser humano. Por esta razón, para poder ser enteramente humanos hoy, es necesario desarrollar capacidades espirituales mucho más fuertes de las necesarias hace 1 siglo. Así les dejo este consejo: hagan todo lo posible por desarrollar sus capacidades espirituales, pues es mucho más difícil ser humanos en nuestros días, 10 minutos finales de la conferencia del doctor Thomas Cowan en la Cumbre de Salud y Derechos Humanos celebrada en Tucson, Arizona el 12 marzo 2020. Misántropo es toda persona que por su humor tétrico manifiesta su aversión al género humano. Espero estar a la altura del humor tétrico en adelante, pues como mínimo en el pasado, mis conocidos y allegados a los que no me puedo acercar, tildaban de extraño y personalísimo algo que para mí apenas era incontenible, es decir, que soltaba sin pensar lo que se me venía a la cabeza con resultados inciertos, como por ejemplo que no hiciera ni pizca gracia, o que algunas de mis frases lapidarias y reacciones, pues a veces son gestos, sean lo que más se recuerda cuando hablan de mí, o carcajadas generalizadas que me desconcertaban por no ser esa mi intención u objetivo cuando las soltaba o se me escapaban. Me pongo en la piel de los que escriben las definiciones sintéticas de los diccionarios, pero de lo que estoy seguro tras varios días de confinamiento y los que faltan, además de que nada será igual, no tengo animadversión al trato humano, pues algunas veces se me saltan las lágrimas y me emociono como pocas veces por lo que está pasando, también a mí, que aguanto perfectamente el confinamiento sin fiebre desde agosto 2006, que tras 1 crisis pirotóxica -varios miembros o elementos del cuerpo afectados, sobre todo el corazón, pues por dolencias del tiroides no se muere, sino por las que provoca en otros órganos- en la que estuve a punto de morir, no he vuelto a tener, ni vómitos en adelante. Cuando fui operado 2 años después tras superar 1 tratamiento riguroso y conociendo perfectamente la enfermedad y sus síntomas, llegué a pedir a mi doctora del Hospital Severo Ochoa de Leganés a la que adoro, así como al de Urgencias que me diagnosticó, que no hacia falta, pues inmediatamente después de diagnosticarme había recuperado mi peso -la mía era hipertiroidismo, la que se adelgaza, y a finales de noviembre 2019, coincidiendo con el ingreso de 1 familiar y en la pertinente visita casi al mismo sitio en el que estuve ingresado en 2006 y 2008 para la operación, me contó que también se pueden diagnosticar los 2 a la vez, hiper e hipotiroidismo sobre el mismo cuerpo- mi adorada doctora en Endocrinología que me hacía el Índice de Masa Corporal de las modelos anoréxicas en las visitas y me recomendaba las dietas saludables que todavía sigo, me dijo algo que está de rabiosa actualidad: ordenaba operarme porque aunque reconocía que estaba perfectamente curado y era capaz de controlarme conociendo mi problema, era como dejar 1 bomba biológica de relojería en mi cuerpo. Es ahora cuando se lo agradezco, con la cicatriz en el cuello casi desaparecida, la situación que estamos padeciendo, no poder dar mi paseo vespertino, muchas más cosas que ni siquiera quiero recordar por haberlas perdidos no solo yo, a mí también me supera. Es por eso sobre todo que sigo las noticias desde antes de declararse el estado de alarma, y además del #concepto bomba biológica de ayer mismo cuando lo cuento, que se entiende por las manifestaciones y actos multitudinarios del 8 marzo 2020 en Madrid y España, o la eliminatoria de copa de Europa entre el Atalanta de Bérgamo, partido de ida disputado en Milán por ser su campo pequeño o estar en obras, y el de vuelta en Valencia ya a puerta cerrada. soy todo orejas a lo que se diga sobre los llamados grupos de inmunidad, es decir, personas que compartimos el mismo o en su caso cicatriz, perfectamente contrario o diferente a los llamados grupos humanos de riesgo, pues no es lo mismo morir con #covid19 que por el #coronavirus, dependiendo que se quiera o no maquillar las estadísticas realmente tétricas en todos los casos. Además de no haber vuelto a tener síntomas que recuerdo perfectamente, no solo la fiebre, creo que el más llamativo, algo parecido a sudor frío incontenible, falta de apetito, no saber ni poder controlar las emociones, algo que se conoce como stress y es lo que hace descontrolarse esta glándula tan singular que se regula de manera equilibrada, después con 1 medicamento considerado crónico del que ni siquiera han variado la dosis en los controles que me hicieron después, de hecho confieso tener 1 caja por adelantado tras 1 de esos controles en el que al ver los resultados me recetó mi doctora de cabecera, que sigue siendo la misma que me conoce, recuerda y trata desde entonces, y sufro porque cuando pase todo esto y la vuelva a ver no esté entre las víctimas, antes de actualizar la receta electrónica, mas otra que recogí también en mi farmacia habitual cuando se comunicó que se ampliaban automáticamente -cada caja tiene para 3 meses, y la importancia de las dosis y las recetas tiene que ver con los análisis de control, pues muchos diagnosticados no siguen tan rigurosamente instrucciones como yo- realmente no he visto ni oído hablar sobre el asunto, del que además de autorizar que se estudie y haga público mi historial, sospecho que podría deparar alguna grata sorpresa que demostraría que no tengo aversión al trato humano, pues aprobé por libre las oposiciones a celador y auxiliar administrativo del Servicio Madrileño de Salud, tan castigado, y creo que podría ser 1 refuerzo que, por mi conocimiento del sitio donde se viven sus horar más dramáticas, pues ha sido colapsado 2 veces, y sobre todo por el rigor perfectamente demostrable en mi historial médico con el que me tomo el asunto, si fuera futbolista creo que podría estar tan cotizado como los zurdos que saben jugar con las 2 piernas.

lecturas: entrevista al doctor Pestaña, jefe de Críticos Quirúrgicos del Ramón y Cajal: Hay cosas del coronavirus que no nos han contado Carlota Chiarroni 20 minutos 20.04.2020.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s