los papeles de WikiLeaks | como aguja en 1 pajar

0

@Letras15M literatura Austen Baroja Galdós Platón Solana

En ocasiontes tengo la impresión que hay muchas más y mejores series, películas, novelas de espías y espionaje que hechos reales, como si el género literario, cinematográfico y televisivo fuera tan fantasioso como Juego de Tronos. Me pasa algo parecido entre las agencias de publicidad y los anuncios en sentido amplio, lemas, carteles, propaganda, crear o impartir conciencia política, y en general con todas las cosas u objetos, como se dice el Lingüística e Informática, en los que se obliga a elegir entre lo mejor, Champagne o Chinchón, en el caso que el anís sea malo. Así por ejemplo hay magníficas novelas y escritores, guionistas, hasta letristas de canciones y periodistas, igual que anuncios memorables como para convertir la programación de la RTVE pública en 1 muermo carísimo desde que los quitaron como fuente de financiación, y en sus espacios publicitarios tasados, como si fuera algo parecido a la junta electoral, y las cosas que digo productos u objetos directo, indirecto y circunstancial, es la única evidencia que los que gritan y se gritan en las otras cadenas no reciben atención médica y les ponen oxígeno en los parones. También con los espías cuando se tiene noticia de chapuzas, pues incluso cuando se dan como noticias, por lo general se descalifica a auténticos comisarios de policía y durante muchos años, no encontramos agentes que en otros países condenan hasta por decirlo, no solo que se sospeche, pero de ahí a que se lo vayan diciendo a los taxistas al salir de las estaciones y aeropuertos de auténticas historias de amor y lujo, con personajes que salen en papel couché, amantes y hoteles los más lujosos, amenazan con pegarles 1 par de tiros si hablan catalán, y lleven escrito su servicio que impone respeto solo metarlo, a boli en la carpeta, algo que fue descrito en programas de televisión de la máxima audiencia y en horario estelar, como de película americana. Hay misiones a martillazos contra los ordenadores, y lo que se llama o sería destruir pruebas incriminatorias, en realidad son las que se publican y en los últimos meses, abren con frecuencia los telediarios. Mal comparaos con esos, los personajes de las novelas de John Le Carré, Dashiell Hammett, Joseph Conrad, o los autores de best sellers millonarios de los que sus películas o argumentos pulverizan record de atención ajena y mundial que dejan en ridículo las cifras de los clásicos, son como se ve Pablo Iglesias a sí mismo, y creo que muchos seguidores de lo que parece 1 secta, 1 tipo con escolta al que sin embargo se atribuyen tratos con los gobiernos tiránicos de Irán y Venezuela, del que se llegó a decir y publicar que él mismo era agente de los servicios secretos españoles como Putin lo fue de los de Russia. Además que lo tenemos que ver y casi saber sin enterarnos, pues realmente las proezas que se cuentan, y no solo se publican parecen tan exageradas en cualquier otra circunstancia o personaje, que ya solo que se lancen con visus de verosimilitud, y que a los tipos que no llamaré periodistas se los lleven a Hollywood o los metan en 1 manicomio, da más que pensar casi que el suceso.

Si bien es cierto que las aplicaciones o programas lectores de noticias del correo electrónico, anterior como invento a las páginas web que cumplieron 30 años, y base de los pujantes #socialmedia, no lograron imponerse como standard de navegación en Internet, en gran parte por no estar dotados de 1 buscador generalista como el de la red abierta, los propios #socialmedia punteros y algunas páginas web, portales, incluso blog que se presentan en forma de sumario o parrilla de otras -técnicamente con content management server o CMS que recogen los feeds de otras, algo parecido a la diferencia entre el buscador generalista y los específicos de cada sitio web, a su manera, son ese sucedaneo que cumple el propósito. Como he visto hasta a los legendarios periodistas jubilaos de otras épocas preparar las entradas de sus blog para que se visualicen las primeras líneas de la entradilla antes incluso que la imagen, que los que dicen que saben sigan capando los navegadores para que solo se vean algunas elegidas, recuerda las reuniones de periodistas llamadas de redacción en publicaciones antiguas, que se zanjaban cuando el más pelota de los presentes, juraba y perjuraba a grito pelao que sabía lo que querían nuestros lectores, como los llamaba pomposamente, cuando en realidad no se trataba de ninguna propuesta concreta, sino de chafar cualquier otra que según el lameculos pudiera resultar molesta al grupete de mando.

Gökman Tanis, oktoberplein, politie, schietincident, terroristich, veiling

Anuncios