tire del rabo al Diablo

embassy-kabul taliban
Tan magnífico título viene sugerido por el grito que le lanzaron desde las gradas del 7 al monosabio y dueño de los caballos que se ven enmascaraos en el paseílllo y tercio de varas de la plaza de toros de las Ventas, creo que también se emplean en la de Pamplona por san Fermín, desde luego la cuadrilla de monosabios seguro que es la misma y alguno de ellos son más conocidos por el público televisivo que yo, en especial el personaje rechoncho que cuando el toro tira al caballo y pone en espantada al picador, se acerca por detrás e intenta sacar a la fiera encelada en las partes no protegidas por la armadura que parece 1 acorazao tirando del rabo. Se juega su pasta, pues como sabe el público entendido es realmente el dueño de esos caballos intercambiables, y alguna vez también ha sido cogido, pero en otra de las escandaleras tremendas que se arman en esas ocasiones, pues mucha gente va a la plaza a ver solo los toros y hasta toman apuntes importándoles 1 pimiento cualquier otro, se alzó la voz tremenda, también sobradamente conocida, llamando al monosabio por su nombre:
– Tira del rabo a ése, seguido de 1 carcajada generalizada, pues el monosabio miró hacia arriba, y seguro que reconoció la voz del que se lo dijo como si fuera a estar esperándolo a la salida. Me ha pasao algo parecido. Por gajes de su oficio e importancia que demuestra que hay tránsitos y ocasiones, he reconocido en su cuenta B a alguien que tranquilizaba a los suyos de manera parecida a como a mí me ha pasao alguna vez llevando cuentas de grupo y he respondido a algo urgente delatándome, pero en alguien que ni siquiera me esparaba como el toro ese que hasta el monosabio que tira del rabo cuando derriban a los caballos se tomaba sus precauciones. Me ha venido a la cabeza de repente la imagen bobalicona que se da en el plasma de algunos personajes que se supone tienen subalternos que manejan sus cuentas, como si no pudieran mandarles pruebas de alcohelemia a la salida de las tertulias, por lo que mi recomendación en las #iredes es que no se fíen ni de su sombra. Por lo que a mí respecta nunca he tenido comportamiento agresivo con nadie ni menos faltao al respeto; el feedback de mis tuits, como muchos de los que manejamos el aparato desde hace tiempo, es pa relanzarlos o subirlos a ser posible mejoraos, como se hacía antiguamente en los foros con las conversaciones, con la única diferencia que antes borraba los que retuiteaban y desde que dejó de haber acciones en las #iredes o yo de participar, son los que no toco, pero respecto del personaje descubierto, no me faltó al respeto él, sino el típico entrometido que cree que porque su aparato y algo más les funciona mal por el navegador pésimo que gastan y que se atasca de puro agonías de mandar to el rato órdenes de actualización junto a estupideces y ocurrencias de gente que se gana el sueldo molestando al usuario, y a mí no, vamos, la mala fama de los programadores por saber mecanografía y cómo se hace, pero el presonaje principal que se la presenta como que se deja manejar por niñatos no cometío otra torpeza conmigo que darle alas al tonto de ocasión que me difamaba, mientras que los demás de la conversación por otra parte encantadora hicieron to lo posible por quitarsela de encima como otras veces con la gente que solo se mete en las conversaciones pa llamar la atención y molestar. Es decir, le faltó al respeto en to caso a mi conocimiento, y además en su papel o papelón como personaje como si fuera 1 reflejo del mundo virtual no hacen más que salirle tontos y tonterías de las que casi siempre se pone de su lao por la conocida ley del embudo, algo que como tengo que hacer recomendaciones con frecuencia y buena fe, además de que las recibo y agradezco sinceramente, demuestra que su verdadero complejo es el de ser otra metepatas, y si se pone de su lao es porque también la mete la suya con frecuencia. Sobre que este tipo de personajes arreglen cosas o merezca la pena perder el tiempo, pienso que lo mejor es quitárselos de encima, vamos que lo único que puedo decir al respecto es que no soy Joaquín Sabina, que presume de tener más miedo a los tontos que a los canallas, pero sí puede ser cualquier otro de los de la conversación echada a perder por 1 histérica y su cómplice que le dio alas a sus tonterías, que aunque no volvieron la espalda a la cómplice, a lo mejor porque sabían quien era, esa vez y en adelante han tenido mucho cuidao de llevarse bien conmigo, a lo mejor porque también conocen mi apodo preferido.
atentado-embajada Madrid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s