purgas pero mediáticas

#Marketing #Revolution

Trump, Iglesias y Abascal, entre otros, se parecen en sus furibundos ataques a periodistas y medios de comunicación, y a la vez son acusados como mínimo de servirse como nadie de esos mismos medios. Creo que puedo arrojar luz sobre 1 fenómeno tan contradictorio recordando mi periplo como periodista local, donde el referente era el alcalde con el que pasábamos varias horas a la semana de manera inevitable.

– Si no es 1, es otro, bramaba con frecuencia, y de manera extraordinariamente parecida a la de los líderes mundiales y nacionales. Tal como ocurre con estos, en los que se reconoce perfectamente que los que meten la gamba con frecuencia y se desdicen, son sus colaboradores cercanos, por ejemplo publicando la contraseña de la cuenta que le acaban de dar en abierto, o maltratando delicados temas de salud, mientras que los que sufrimos las consecuencias en bloque somos los periodistas y el firmamento entero. Es 1 truco o trato parecido al de los industriosos países del centro y norte de Europa con sus aliados del Sur, que además de su mercado preferente en el que imponen las reglas, tenerlos atados en corto les sirve para mantener la moneda común convenientemente devaluada. También por ejemplo las mafias que trapichean dentro de los garitos imponen tratos parecidos: para ellos todas las ventajas, mientras que para los dueños de los garitos todos los inconvenientes, el alquiler, las reglas, mantener el orden dejando hacer, y cosas así. La otra comparación inevitable es que cuando no se cruzan con intereses ajenos, o propios, pues a mí que me metieran en el mismo saco que los periodistas de gabinete me llevaba los demonios, pero aunque también están fuera y lejos de mi alcance, tanto los periodistas profesionales como los dueños de los medios que tanto preocupan a los líderes, como no me va nada en ello, lo oigo como leo de vez en cuando las críticas de Boyero a las películas, o lo que sean de Almodóvar.

Aunque algún melón todavía esté por abrir, es la forma que tienen estos personajes de tratar de quedar por encima de gente que se considera poderosa, y por ende, del prójimo, y no tanto que se tiren de la cama a comprar los periódicos o se pasen el día mirando los informativos de la televisión, pero en las duras y las maduras, como colaborador de medios de todo tipo, se reconoce claramente por ese tipo de comentarios y comportamientos, que pretenden ser los que castigan, mientras que el resto, incluidos los más cercanos, solo podemos aspirar a no ser castigaos, pues la indiferencia como respuesta la tenemos garantizada de serie. Supongo que la inmensa minoría nos representamos a nosotros mismos, podemos opinar incluso peor, pero lo realmente determinantes es que por lo general no hacemos declaraciones públicas, y si las hiciéramos sería con toda seguridad porque se han pasao al aplicarnos el castigo como los purgados.

Además del ojo que todo lo ve, la otra idea fuerte del Gran Hermano que nos vigila, incluso en sus versiones televisivas, son las expulsiones; conocidas en política como purgas, de gran actualidad cuando se preparan las listas de candidatos, aunque si son partidos de derecha, o a los que pelotean los tertulianos, son renovación. No creo que ninguno de estos lameculos de políticos a cual más infame, pues más que la suela de los poderosos parecen el escupitajo, busque el significado de esa y otras palabras que emplean en el diccionario. O en los buscadores. Al recordar como fueron las purgas o renovaciones de las elecciones del 2015, recordé con fuerza cómo conocí a Antonio Maestre, y algo que hice, o más exactamente hizo, pero yo utilicé frecuentemente hasta el punto de tener que dar explicaciones, era el extracto en el que Jesús Gomez, a la sazón alcalde de Leganés y luego diputado autonómico duro de purgar, pues es de los que amenaza como candidato en otros partidos, confiesa que si fuera por él le quitaría a sus hijos a los comunistas y los metería en reformatorios de las iglesias para que supieran los que es bueno. Estoy seguro que este artículo no le reportó a Maestre ningún otro beneficio que nos quedáramos nota unos cuantos que lo tuiteábamos insistentemente. Y no solo eso, pues como me aguantó el envite, me refiero a Maestre, realmente es la caída en desgracia de Gómez, auténtico garganta profunda de la operación Lezo que metió en la cárcel a Ignacio González, anterior presidente de la comundidad, es también la demostración que los fondos de reptiles y las cañerías conocidas como cloacas, realmente no se queman a capricho de los que manda, que serían propiamente las purgas políticas con más o menos resistencia por parte de las víctimas, sino que además también pasan accidentes de los que no gustan ni 1 pelo que se lo recuerden. Como el tal Gómez tuvo que salir dando explicaciones sobre lo que haría a los hijos de sus anemigos políticos, solo viendo lo que hizo a sus amigos, realmente no hace falta que diga que en adelante se cuidó muy mucho de pisar la localidad vecina de Fuenlabrada, pues también conversamos algunas veces sobre lecturas y se resistía totalmente al encuentro, y no tanto a la lectura detallada de documentos y actos vergonzantes, en los que creo que es el mejor.

#facturasiglesiasARV canal33

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s