#29Stotssomdocents #mareaverde illes Balears

#29stotssomdocents #mareaverde illes Balears

Será por ciervos

– Me quiero dirigir al jurao no como culpable sino como drogadicto, se declaró al jurao popular de Santos, concejal de urbanismo y número 2 del Ajuntament de Palma de Mallorca entre 2003 y 2007, responsable de la campaña electoral de Jaume Matas, president autonómico en 2003, tratando de disculparse o que le disculparan de las acusaciones por malversar fondos públicos, en concreto 52.583 € entre 2005 y 2007 gastaos en los llamaos clubs de alterne y fiestas familiares privadas pagadas con cargo a su cuenta de representación popular que se antojan poco pues muchos de los datos sobre la vida lujuriosa que han trascendido sobreste padre ejemplar de 5 hijos sin que hayan intervenido los autodenominaos defensores ni de su partido político y militante de organizaciones ultrarreligiosas, incluyen cuantiosos gastos en el consumo de sustancias y experiencias rigurosamente prohibidas que de ninguna manera se deben cargar en cuentas bancarias ni menos emitir facturas.

– No se acabará nunca el problema del narcotráfico mientras haya prohibición, que es lo que le da valor añadido y lo convierte en negocio especialmente lucrativo, Misha Glenny en Mc Mafia editao por Destino en 2008. El juez interrumpió el alegato o última palabra que se concedió a de Santos el #16s 2009 porque no era alegato ni declararse drogadicto, delito y además el político ya se había confesao culpable de la acusación en las diligencias preliminares. Drogadicto pa de Santos significa vivir engañao por el vicio o vicios en su caso que pensó podría abandonar fácilmente antes que lo pillaran, lo que no consiguió. En este riguroso contexto que comento con informaciones recogidas en la prensa y sólo a modo de ejemplo, declararse drogadicto es parecido a declarar comportamientos sexuales que tampoco son delitos. Otra acusación más grave contra de Santos, la de #corruption de menores era la actividad en la que el político popular pretendió enmascarar los pagos de cocaína y derivaos -éxtasis, speed, crack- con sus tarjetas de representación política como si fueran encuentros sexuales con menores de su mismo sexo, camuflaje de pagos no demasiao lograo tampoco, única salida airosa que le quedó a de Santos aparte la pertinente segmentación o división del proceso buscando sentencias chocantes, como viene siendo habitual cuando afectan a algún elemento pudiente y de tan ejemplar conducta que, aún pendientes las apelaciones, finalmente le supuso condena a 13 años y 6 meses de prisión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s